jueves, 3 de marzo de 2011

Analogía

He regresado, efectivamente, a la vida, mi vida porteña. Por demás, inverosímil velocity. En fin, espero tomar alguna pausa, alguna. Pero en el tuntún del aterrizaje, del que todavía no desarmé las valijas, están ocurriendo cosas muy bellas. Breve seré. En las clases de la nueva universidad nacional, tuve, entre otras devoluciones en las que me dicen "profesor" los alumnos y "docente" los no docentes, hice un ejercicio sobre el pucho, cuando el material se había acabado, la teoría también, la tarde se agotaba y aparecía un bache. Me las había pasado explicando el recurso de la analogía, sin éxito evidente. Hacia el final, en el bache, ante las ganas de leer y ser escuchados, les pregunté a los pibes de hacer un juego. Miradas extrañadas. Dijeron que sí, y del dictado incesante (ellos escriben sin parar y les voy tirando palabras que deben enganchar a como dé lugar, palabras como helicóptero, naranja, ducha, ravioles a la bolognesa, batman, piola, pollera, sumado a la cuenta regresiva del final) nació esto de un gran escritor devenido alumno del curso de ingreso a la carrera de ingeniería electrónica:

En el aula, el profesor nos habla de la analogía, pero qué es la analogía sino un helicóptero no volando a baja altura por el parque campos del Tuyú, donde hay árboles de naranja, de manzana, hay hortaliza, étc...
Voy a tener que pensar hasta en la ducha, porque sinceramente la analogía es como decirme que prepare ravioles a la bolognesa con los ojos cerrados y con una mano atada a la espalda. Analogía es una palabra nada piola es una porquería. Está hecha para quemarme la cabeza, ni me salva Batman. Será que ponerse una pollera resultará una analogía o venir a dar el parcial en pollera arriba de un helicóptero, comiendo naranja con Batman, no sé, chau...

4 comentarios:

  1. maravilla!
    y bienvenido, escrito sea de paso!
    abrazo!
    Colo

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Al maestro con cariño

    ResponderEliminar